948 19 99 99
Con el paso del tiempo los ojos se ven comprometidos en su rendimiento, pues existe una pérdida de visión significativa. Sin embargo, existen diversos factores que comprometen la salud visual más allá del envejecimiento natural.

Si bien el ojo es uno de los órganos que nota el paso del tiempo, existe una gran variedad de factores externos que hacen que el área visual se vea afectada. Precisamente, esforzar la vista ante una pantalla de celular o bien de computadora por varias horas al día es uno de los factores más perjudiciales para la salud visual.

Aproximadamente a los seis años de edad se desarrolla la capacidad visual en un 100{1c2b813efbddc1bd6ec9027979f7abbd61cb03f84b994bc3beb1b6391fd82ecc}, la cual es fundamental para que el niño se desempeñe correctamente en el campo escolar. Existe una gran variedad de enfermedades que pueden afectar la salud visual, tales como, el estrabismo, el cual debe ser atendido por el oftalmólogo de manera inmediata para que no interfiera en las diferentes labores que efectúa durante el día.

Se recomiendan revisiones de una vez al año durante la etapa escolar y cada dos años a partir de los 20 años hasta los 40, en el caso de que la persona sea sana y no presente ninguna clase de problemática. Ciertamente, desde los 20 a los 40 años de edad la vista se desempeña en su máximo esplendor, pero luego comienza a sentirse de manera más aguda los problemas oculares.

Precisamente, la vista cansada y la presbicia son las problemáticas más comunes que se presentan y que requieren de tratamiento médico. La presbicia se caracteriza por la incapacidad de ver objetos a una distancia mayor a los treinta centímetros, la cual además es progresiva y necesita de un tratamiento con lentes para poder ver claramente.

Luego de los 60 años el envejecimiento se comienza a notar también en la vista, donde se padecen una gran cantidad de enfermedades que complican el panorama. Dichas patologías se presentan si se tiene una predisposición genética, como puede ser la hipertensión arterial.

Es válido destacar que la mayoría de los adultos mayores padecen de cataratas, la cual es una enfermedad progresiva y que puede ser tratada quirúrgicamente.  Otras patologías, como  el glaucoma o la retinopatía diabética deben ser detectadas a tiempo para que tengan el mejor pronóstico y tratamiento posible.

A lo largo de la vida, la vista, al igual que los demás órganos, se van deteriorando, siendo su pico máximo a partir de los 60 años. Sin embargo, es sumamente importante destacar que una consulta a tiempo, puede ser sumamente significativa para recibir el tratamiento adecuado y tener el mejor pronóstico posible.