948 19 99 99

Diversos factores pueden afectar la salud visual provocando enfermedades e infecciones que perjudican el desempeño de la vida diaria. Tener presente cómo llevar a cabo una correcta higiene ocular permite contrarrestar los efectos negativos, debido a factores externos, y gozar de una salud visual por mucho más tiempo.

La higiene ocular va más allá de la limpieza diaria de los ojos sino que además incluye diferentes medidas que se tienen que tomarse a diario, para evitar la aparición de distintas patologías.

Ciertamente, para llevar a cabo una correcta higiene ocular es necesario limpiar todos los días la zona en cuestión con sumo cuidado debido a que es un área significativamente delicada. Es necesario tener los elementos esenciales para su correcta higiene: en el caso de utilizar maquillaje, se deberá retirar con lociones especiales y con algodón, de manera suave; lo mismo ocurre con las lagañas, las cuales se deben quitar del rostro con agua fría.

Si se quiere quitar las legañas antes de humedecerlas, se corre el riesgo de lastimar el área ocular y dejar una marca sobre la piel del rostro, que además de antiestética se corre el riesgo de ser perjudicial para la salud visual.

Cada noche es importante retirar el maquillaje que se utilizó durante todo el día. En caso de no utilizar ninguna clase de make up, de todos modos, es aconsejable higienizar el rostro y luego acostarse con la piel fresca.

La casa o el ambiente de trabajo deberá ser un lugar libre de humo de cigarrillo, de humedad y deberá estar perfectamente iluminado. De este modo, se obtiene un lugar saludable para trabajar o descansar.

En el caso que se deba trabajar con herramientas electrónicas es necesario llevar a cabo los descansos pertinentes a fin de evitar la famosa fatiga visual, la cual además de ser molesta, perjudica de modo notable a la mayoría de los trabajadores que desempeñan sus tareas frente a las computadoras.

En este sentido, es importante bajar la iluminación, cuidar las distancias de lectura y reducir los tiempos de exposición frente a las mismas, para salvaguardar la salud visual de manera permanente.

En definitiva, una buena higiene ocular será determinante a la hora de gozar de una excelente vista por mucho más tiempo, por lo cual, es importante llevarla a cabo de manera diaria.