948 19 99 99

Es muy habitual que muchas personas hayan tenido el “síndrome del ojo seco”, o que incluso lo tengan ahora, pero como todo en esta vida, excepto la muerte, también tiene solución. El “ojo seco”, es una alteración que se produce en la superficie de la córnea por la falta de lubricación, por lo que la superficie del ojo presenta molestias oculares, problemas visuales y hasta lesiones en la córnea y la conjuntiva.

El ojo seco se puede producir por varios motivos, que es lo que hace que la glándula lagrimal no segregue suficiente lágrima para mantener lubricado el ojo. Entre sus causas están:

  • La disminución de la secreción, que es algo que con la edad se puede hacer más común. También los factores ambientales, sobre todo la contaminación.
  • El mal cuidado de los ojos, como, por ejemplo, la lectura prolongada, es algo que causa un sobreesfuerzo, sobre todo cuando se lee en digital.
  • En el caso de las mujeres, los cambios hormonales también pueden ser perjudiciales, así como el uso de lentes de contacto.

 Entre sus síntomas se encuentran: La sensación de quemazón, el excesivo picor en los ojos, las sensaciones dolorosas, la pesadez en los párpados, la sensación de sequedad, los ojos rojos, secos y fatigados, la sensibilidad a la luz y la visión borrosa.

Tratamientos del ojo seco

Para curarse del ojo seco, los expertos en oftalmología recomiendan algunas instrucciones, como, por ejemplo, evitar el esfuerzo ocular, tanto por leer demasiado como por forzar la vista. Se recomienda dormir un poco más que de costumbre, ya que esto ayuda a que los ojos no trabajen tanto tiempo durante el día. Humedecer los párpados con lágrimas falsas también es una buena alternativa, además de que son fáciles de adquirir. Las infusiones también pueden ser una buena opción, tanto de manzanilla como de té negro, utilizando unos algodones, lo que permite descansar a los ojos poniéndolos encima, ya que ayudará a hidratarlos un poco más.